El Guinness World Records, es una publicación anual que contiene una colección de los récords anuales. Estos son de los más variados: la mayor  velocidad de un coche en ciertas condiciones (récord batido hace apenas unos días por el juego Porsche Taycan), la persona viva más anciana, el hombre más alto del mundo… algunos de ellos se mantienen durante muchos años y otros son superados continuamente.

El sándwich más caro del mundo, que mantiene este puesto desde el año 2014, es un sándwich de queso a la parrilla que se vende en el mítico restaurante Serendipity 3 por  214 dólares (unos 180 euros). El restaurante es uno de los más famosos y exclusivos de Nueva York y cuenta con varios récord Guinness más: la hamburguesa más cara del mundo, el perrito caliente más caro del mundo y el postre más caro del mundo, por lo que si algún día piensas ir prepara tu bolsillo.

El sándwich más caro del mundo, el Quintessential Grilled Cheese es una versión premium del típico sándwich neoyorquino de queso a la parrilla. Está hecho  con dos rebanadas gruesas de pan francés Pullman, elaborado con champagne Dom Perignon y copos de oro comestibles de 24 kilates. Dentro lleva untado varias capas de mantequilla de trufa blanca y queso caciocavallo podolico, uno de los quesos más caros del mundo, de la región de Campania, realizado a partir de la leche de las vacas Podolica.

Se sirve con una suave salsa a base de tomate y langosta de Sudáfrica. Todo un manjar y tan especial, que fue presentado en directo por televisión en el programa The Wendy Williams Show por ella misma.

El restaurante Serendipity 3,  que lleva en pie desde 1954 en pleno Manhattan, puede ser como cualquier típico restaurante neoyorquino con hamburguesas, batidos, pasta, sándwiches… pero su calidad y precios elevados marcan una gran diferencia. Es un lugar frecuentado desde siempre (incluso antes de hacerse tan conocido) por personalidades de la talla de Marilyn Monroe, Jacqueline Kennedy o Andy Warhol. Ahora, se ha adaptado a los nuevos tiempos e incluso reparte a domicilio.

Si pensamos en sándwich en España seguramente a la mayoría se nos venga a la cabeza Rodilla, con más de 80 años vendiendo sus clásicos  sándwiches y sabiendo adaptarse a la situación del momento, tanto que ahora puedes pedir Rodilla a domicilio en Just-Eat.

El servicio delivery es algo imprescindible hoy en día, no puedes desaprovechar las oportunidades que surgen con los avances tecnológicos ni perderte con las tendencias de consumo. El servicio a domicilio rompe con las barreras espaciales que tiene un local y permite llegar a muchas más personas, además de ser un plus para muchos que prefieren disfrutar de su comida preferida desde la comodidad de su casa. Actualmente gracias a las plataformas de servicio a domicilio todos los restaurantes, sin importar su tamaño, pueden permitirse ofrecérselo.

Volviendo a los sándwich, con estos servicios podrás disfrutar de tus sándwich Rodilla en cualquier sitio, sin necesidad de desplazarte a uno de sus locales. Quizás no tengan el sándwich más caro del mundo, pero si tienen los mejores de España, algunos de ellos premium, para los paladares más exquisitos y por supuesto, a un precio asequible para todos los públicos ¡Igual de aquí a que viajes a Nueva York tienes ahorrado para el Quintessential Grilled Cheese! Pero mientras, disfruta de los mejores sándwiches nacionales desde donde tú quieras.