Carretera en un bosque

Renting… Quizás hayas oído esa palabra antes pero aún te suene algo ajena. Lo cierto es que cuando hablamos de renting coches hablamos de una práctica cada vez más extendida y con mayor número de adeptos. ¿Por qué? Sencillo, porque ofrece una serie de ventajas muy atractivas que posicionan a esta opción como una alternativa a tener muy en cuenta si necesitamos un vehículo particular pero, o bien no tenemos liquidez y no queremos endeudarnos comprándonos uno, o bien queremos evitar los gastos y los trámites correspondientes a la adquisición y el mantenimiento de un vehículo propio. 

Algunos beneficios de optar por el renting

La lista de ventajas de las que podemos beneficiarnos optando por esta modalidad de contratación es importante. Además de evitar los gastos derivados del mantenimiento y las reparaciones no atribuibles al usuario, los seguros y las tasas, y todos los trámites burocráticos correspondientes a estas cuestiones, contratando un servicio de renting tendremos acceso a multitud de servicios exclusivos, como pueden ser menores tiempos de espera en talleres concertados con la compañía con la que contratemos, tarjetas de combustible a precios rebajados que nos ayudarán a ahorrar en carburante, asistencia en carretera las 24h del día los 360 días del año, e incluso coche de sustitución.

El renting, un alquiler que va más allá

Así es, el tipo de contrato que realizaremos con la empresa especializada en estos servicios será el del alquiler de un vehículo por un periodo determinado (usualmente entre 3 y 6 años) a cambio del pago de una cuota mensual que incluirá servicios de variada índole, desde trámites administrativos y gastos de mantenimiento, hasta servicios adicionales en cuestiones como la reclamación de multas, acuerdos en relación al combustible (además de otros como los mencionados anteriormente).

¿Qué hay de la cuotas de renting, son asequibles?

Las cuotas de este tipo de servicios, si bien solían ser bastante altas hace unos años, son cada vez más competitivas, y tiene la ventaja de ser fijas, lo que nos ayudará a la hora de hacer una previsión más precisa de nuestros balances mensuales. Además, una vez que finalice el plazo estipulado en el contrato de renting tendremos varias opciones. Según lo que hayamos acordado con la entidad arrendadora, podremos optar por mantener el vehículo aportando una cantidad que corresponda al valor de mercado del mismocen el momento actual, por devolver el coche y cerrar la relación contractual, o por renovar el contrato. En este último caso, será posible renovar el coche, con lo que estaremos siempre al día en términos de seguridad, tecnología y novedades en los vehículos.