Arat Hosseini sólo tiene seis años y es un fenómeno de Internet. El niño iraní, que es entrenado por su padre para convertirse en una estrella de fútbol, ya se entrena como una gran multitud y en Instagram tiene más de 2,5 millones de seguidores.

Considerado un fenómeno con la pelota en sus pies, Arat se entrena con una intensidad inusual para su edad. Empezó entrenando para ser gimnasta, y desde muy joven contó con la ayuda de su padre, pero con cinco años decidió que quería seguir los pasos de Cristiano Ronaldo y ser el mejor del mundo.

Su nombre comenzó a escucharse en 2017. Del padre de este pequeño fenómeno vino un empujón: en una entrevista con el Daily Mail explicó que «apostó todas las fichas» por Arat y que dejó su trabajo para entrenar a su hijo. «Cuando mi esposa quedó embarazada, fuimos al médico y dijo que sería un niño. Estaba muy feliz y cuando se lo dije a mis amigos, dijeron que mi hijo se convertiría en un hombre como nosotros. Eso me hizo pensar: no me gustaría que mi hijo se convirtiera en otro de nosotros, sobre todo porque yo trabajaba duro para ganar dinero y sólo podía conseguir lo suficiente para pagar los impuestos, alquilar un apartamento y comprar comida», dijo Mohamad Hosseini en ese momento.

Pero garantizó que nunca forzó a su hijo a nada. A los tres años y seis meses, Arat ya estaba mostrando sus habilidades en la gimnasia, tiene un talento muy fuerte en casi todos los deportes. Cuando tenía sólo cinco meses, intentó balancearse con las cuerdas y de repente se las arregló para hacer un salto mortal.

En ese momento su padre relata que se dio cuenta de que podía convertirse en un gran gimnasta. Así que vendió todo lo que tenía y ahorró el dinero para ayudar a Arat. También dejó su trabajo de taxista, y se dedicó al entrenamiento de Arat, explicó Mohamad en la entrevista.

Hay varios videos que el padre de Arat comparte en las redes sociales. A principios de este año, recordó un momento en el que su hijo tenía sólo un año y diez meses de edad, cuando hizo una espalda mortal.