Si estás pensando en abrir un plan de pensiones es necesario que conozcas ciertos factores. Ya que, se trata de una decisión que afectará tu futuro. A continuación, se tratarán todos los aspectos que debes considerar. Así tendrás toda la información necesaria para tomar la mejor decisión.

¿Qué es un plan de pensiones?

Un plan de pensiones es el derecho de toda persona para recibir una renta o capitales. La cual puede ser por viudedad, jubilación, supervivencia, orfandad o invalidez. También se puede entender como una herramienta de ahorro que complementa el pago de la jubilación. Gracias a ello, la persona puede tener mayor estabilidad.

Por supuesto, este plan de pensiones no sustituye la pensión pública recibida. Solo es un complemento que elige una persona de forma voluntaria y privada. Para ello, elige un plan acorde con sus necesidades y realiza las aportaciones acordadas. Las cuales podrá disfrutar en un futuro.

Aspectos a considerar al elegir un plan de pensiones

Al ver como la economía puede afrontar etapas difíciles, es importante tomar previsiones. La mejor decisión es tener un plan de ahorros para el futuro. Así es posible afrontar con mayor estabilidad cada situación que se presente. Existen diversas opciones para gestionar dicha inversión, como InbestMe.

Ahora bien, ¿qué debes considerar al elegir una opción?

Tipos de planes

Según la clasificación de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco), puede ser:

  • Renta Fija (corto Plazo): se trata de una inversión con una duración igual o menor a 2 años. Su rentabilidad suele ser una media anual del 2,16%.
  • Renta Fija (Largo Plazo): esta inversión tiene un plazo mayor a 2 años y acumula una rentabilidad media anual del 2,69%.
  • Renta Fija Mixta: este tipo de plan invierte menos del 30% en renta variable. Además, acumula una rentabilidad media anual del 4,15%.
  • Renta Variable Mixta: se trata de una inversión de entre 30 y 75% en renta variable. Acumulando anualmente una rentabilidad media del 8,00%.
  • Renta Variable: es una inversión de más del 75% en renta variable. Con una revalorización media anual ponderada del 13,20%.
  • Garantizados: ofrecen una garantía de capital e incluso una rentabilidad fija. Sin embargo, puede ser muy baja. Tiene una revalorización media anual del 1,51%.

Ventajas que ofrece

  • Te permite tener una reducción de los impuestos pagados a Hacienda. Ya que, la aportación destinada a planes de pensiones es deducible de la Base Imponible del IRPF. Por lo tanto, Hacienda te reintegrará el monto correspondiente al hacer la declaración. Por lo tanto, puedes obtener beneficios fiscales al contratar un plan de pensiones.
  • Puedes elegir entre diversos planes el que más se ajuste a tu situación personal. Así como el tipo de inversión que deseas realizar.
  • Es posible realizar traspasos y recibir regalos o descuentos en los planes elegidos.
  • Otra ventaja es que los planes de pensiones no entran en situación de insolvencia. Esto se debe a que el nivel de endeudamiento tiene un límite. Así que, aún en caso de quiebra, tu dinero está respaldado y seguirás siendo el propietario del capital adquirido en el plan.

Comisiones en los planes de pensiones

Este es uno de los aspectos relevantes al elegir un plan de pensión. Ya que, te permiten determinar la rentabilidad que ofrece el plan. Estas son las comisiones ofrecidas:

  • 0,85% para los planes de pensiones de renta fija.
  • 1,3% para los planes de pensiones de renta fija mixta.
  • 1,5% para el resto (de renta variable, de renta variable mixta o garantizados).

Estos son los límites de comisiones establecidos dentro de cada tipo de plan. Ahora bien, debes analizar específicamente las características del plan que vas a elegir. Recuerda que los planes de pensiones deben ser adecuados a tu situación personal y capacidad de inversión.