Cuidar la sonrisa

La risa es una de las mejores cosas que pueden existir pues nos ayuda de múltiples maneras; tanto para nuestra salud física como emocional y cerebral. Ahora bien, la risa va acompañada de una hermosa sonrisa; y como sabemos la importancia que tiene, a continuación te daremos prácticos consejos para cuidar la sonrisa y mantenerla siempre bella.

Porqué es importante

Estudios han demostrado que sonreír de forma cálida y sincera a nuestros familiares, personas que nos rodean e incluso a nosotros mismos, puede ayudar a mantener nuestro buen ánimo todo el día. Para eso debemos mantener una sonrisa sana y bien cuidada.

Además de aportar y realzar la belleza, tener los dientes sanos es importante para masticar bien; para pronunciar las palabras de manera correcta para dar sostén a nuestras mejillas y labios. Por lo tanto, son una parte valiosísima y ayudan a dar una buena primera impresión.

Algo que es importante es la alimentación; cuando comemos cantidades apropiadas de vitaminas A y D, así como de calcio, esto favorece el buen crecimiento y durabilidad de los dientes. Siempre se ha recalcado el consumo equilibrado de azúcares; pues esto nos hace más propensos a desarrollar caries.

Las caries empiezan con el desarrollo de la placa que se alimenta de la azúcar; ya que esta es más fácil de trasformar en ácido. A su vez, estos ácidos son los responsables de disolver el esmalte de los dientes. Cuando esta placa no es eliminada a tiempo se produce una capa más gruesa y amarillosa llamada sarro.

Debemos tener un buen cuidado acompañado de una buena higiene en nuestros dientes; a fin de evitar formaciones de caries. Si esto no se trata a tiempo pueden ir formándose una cavidad en los dientes que se tratan con especialistas de odontología. Pero si el daño es peor y llega al nervio, la reparación es más profunda; incluso es posible que se recomiende un cambio de pieza.

Cuidar la sonrisa

Cómo cuidar la sonrisa

Para la buena higiene es fundamental un buen cepillado, seguido del uso de hilo dental. El buen cepillado consiste en limpiar bien los dientes por dentro y por fuera; con movimientos de barrido y de adentro hacia afuera tomando. Se puede usar como punto de partida el borde de la encía hacia la punta del diente.

Aunque es verdad que los ácidos de las comidas desmineralizan el esmalte dental, existe algo que diariamente lo remineraliza; este es el caso del flúor. Por ello es que la mayoría de las pastas dentales lo contienen. Así mismo, en muchos lugares las autoridades le añaden al agua por tuberías el mineral del fluoruro.

Visita al dentista periódicamente, este te hará una limpieza importante y profunda; ayudándote a quitar la placa y el sarro. También los dentistas son los responsables de tratar las pequeñas lesiones y prevenir futuros daños; igualmente si ya existen, el dentista podrá proponer un tratamiento apropiado para invertir el proceso de degeneración que producen las caries.

Los beneficios de ir al dentista son muchos; pues cuenta con instrumentos adecuados que permiten un tratamiento sin mucho dolor ni incomodidad. Además, cuentan con anestesias tópicas o locales en caso de que se requiera un trabajo más profundo; y lo mejor es que uno mismo se puede informar de antemano sobre los tratamientos que disponen.

Por consiguiente es importante mantener una buena y continúa higiene bucal, pues tal esto contribuirá a cuidar la sonrisa y mantenerla hermosa. Tener los dientes saludables da una buena impresión y puede ser nuestra carta de recomendación ante los demás.

Seguir las técnicas sencillas como el cepillado eficaz y el uso del hilo dental nos ahorrarán futuros problemas dentales. Si te gustó este artículo compártelo con los demás, y déjanos tus comentarios al final.

Cuidar la sonrisa