conducción temeraria

Cuando se es joven, más que todo en esa etapa de la adolescencia hacia la adultez, se es propenso a cometer muchas imprudencias. Muchos jóvenes comenten el gran error de creerse los dueños del mundo. Después se dan cuenta de que sus actos tienen consecuencia, que en muchos casos terminan en delitos. Es por ello que, en este post, te diremos qué es un juicio por conducción temeraria.

¿Un juicio?

Antes de entrar en el tema de la conducción temeraria, es importante que sepas qué es un juicio penal. Este término jurídico se le da al proceso penal que se le sigue a una persona cuando incurre en un hecho antijurídico catalogado por la legislación penal como delito.

Por lo que, si cometes algún acto o maniobra irregular e imprudente que ponga en peligro a alguna persona que esté dentro o fuera de tu vehículo, puedes ser detenido por las autoridades policiales. Lo que te puede acarrear una multa administrativa o un proceso penal. Dependiendo de las circunstancias, puede ser la multa y la pena. Dando paso a un juicio por conducción temeraria.

Conducción temeraria

La conducción temeraria es un delito contra la seguridad vial; definida por el Diccionario Español Jurídico, como “la acción antijurídica que consiste en conducir un vehículo de motor o ciclomotor con temeridad manifiesta, poniendo en peligro a la ciudadanía.”

Desde el punto de vista penal, el Código Penal español regula este delito en el Título XVII (de los delitos contra la seguridad colectiva), Capítulo IV (de los delitos contra la seguridad vial), Artículos (380, 381 y 382). Por lo que cualquier persona que incurra en los supuestos establecidos en los artículos antes mencionados, podrá será castigada con penas de prisión que podría ser de meses o hasta años.

conducción temeraria

Tipos de Conducción temeraria

Dependiendo de la gravedad de la imprudencia o impericia, la conducción temeraria puede ser:

Conducción negligente

Este tipo de conducción temeraria es realizada por una persona que demuestra no poseer conocimientos básicos en la conducción vehicular. En estos casos, la sanción sería administrativa, pudiendo acarrear una multa de 200 hasta 500 euros.

Conducción imprudente

Este tipo de conducción temeraria es realizada por una persona en su imprudente forma de conducir su vehículo o moto; poniendo en manifiesto y concreto peligro a una o varias personas. Este tipo de conducción genera un juicio penal, pudiendo acarrear pena de 6 meses hasta 2 años. Art. 380 del CP.

Conducción agravada

Este tipo de conducción temeraria es realizada por un conductor cuando demuestra de manera clara y pública, desprecio por la vida de los demás; por lo que su acción lesiva, considerada como delito, puede generar grave riesgo para la vida de otras personas. Por lo que este tipo de acción antijurídica puede acarrear penas de 2 hasta 5 años. Art. 381 del CP.

Para finalizar, es importante manifestar que la conducción temeraria puede estar influenciada por otras personas (“amigos”) o por estimulantes (drogas o alcohol); por lo que esta acción delictiva puede generar delitos más graves, como lesiones leves, graves o gravísimas, homicidio culposo o doloso.