El primer gato infectado con el nuevo coronavirus fue detectado en Bélgica. Según la Agencia Federal para la Seguridad de la Cadena Alimentaria, la autoridad encargada de proteger la salud de las plantas, los animales y las personas y de garantizar la calidad de los alimentos en Bélgica, el caso es extremadamente raro.

El animal tenía dificultad para respirar y diarrea después de que se propagara el nuevo coronavirus. El virus fue transmitido al gato por su dueño. Ambos permanecen en aislamiento. En los humanos, el coronavirus entra en el organismo a través de la nariz o la boca. Una vez dentro del cuerpo, el virus utiliza picos de proteína para unirse a las células del sistema respiratorio y multiplicarse. Después del contagio, el síntoma más común es la fiebre.

Todavía no hay pruebas científicas de que el contagio por coronavirus pueda ocurrir entre animales y humanos. Sin embargo, además del gato en Bélgica, dos perros en Hong Kong también contrajeron el covid-19, causado por el nuevo virus. Los animales no mostraron ningún síntoma excepto el gato. En total, en el mundo, sólo hubo tres casos de contagio animal.

«El riesgo de transmisión del virus de los animales a los humanos es insignificante en comparación con el riesgo de transmisión por contacto directo con las personas», dice el comunicado oficial de la agencia de salud belga.

No obstante, los expertos recomiendan evitar el contacto con las mascotas si está enfermo, siempre lávese las manos después del contacto con los animales y no deje que le laman la cara.