A pesar de todos los avances médicos a nivel mundial, hay muchas bacterias, parásitos y virus a los que el ser humano no ha encontrado la cura; y mucho menos ha logrado erradicarla. Entre estos está la esquistosomiasis.

La esquistosmiasis lleva milenios atacando al ser humano; sobre todo en lugares de África, Asia, el Caribe, el Oriente Medio y Sudamérica. En este artículo explicaremos cómo es la propagación de esta enfermedad en las personas; y algunas medidas preventivas para evitar la propagación de esta enfermedad.

La esquistosomiasis, ¿qué es?

la esquistosomiasis

La esquistosomiasis también se conoce como bilharziosis, es una enfermedad producida por parásitos de clase trematodos. Estos parásitos o gusanos son planos no anillados. Según la organización mundial de la salud, en el mundo hay más de 80 países afectados con esta enfermedad.

Hay más de 25 millones de pacientes crónicos, de los cuales mueren anualmente 200.000. La mayoría de las personas se infectan con esquistosomiasis gracias al contacto con aguas contaminadas.

El parásito que la origina puede alimentarse y desarrollarse en un mamífero, como el hombre, y en un caracol de agua dulce. Para comprender dicha enfermedad se debe conocer cómo se propaga en estos organismos huéspedes. Este parásito puede sobrevivir de generación en generación si no se frena con la cadena de transmisión.

Un ejemplo de vía de transmisión es cuando un individuo infectado con el parásito orina o defeca en un estanque, río, arroyo o incluso en playas. Al hacer esto puede liberar más de un millón de huevos del parásito en tan solo un día. Los huevos microscópicos eclosionan al entrar en contacto con el agua y liberan los parásitos.

El parásito de la esquistosomiasis se vale de unos pelillos para ir nadando hasta el caracol de agua dulce; en el que penetra y se multiplica durante un tiempo de cuatro a siete semanas. Al abandonar el caracol, el parásito solo tiene cuarenta y ocho horas para hallar un ser humano u otro mamífero para alojarse; si no lo hace, morirá rápidamente.

¿Cómo se contrae?

La mayoría de las personas se infectan rápidamente por entrar en contacto con aguas altamente contaminadas. Cuando el parásito se encuentra con su víctima, penetra por la piel y llega al torrente sanguíneo. A menudo esto ocasiona escozor, pero muchos no percatan la invasión del parásito en su cuerpo.

Rápidamente el parásito migra a los vasos sanguíneos de la vejiga o de los intestinos, depende del mamífero. En pocas semanas los parásitos se han convertido en gusanos masculinos y femeninos aproximadamente de 25 milímetros de largo. Tras el acoplamiento las hembras desovan en la corriente sanguínea del huésped y así concluye el ciclo

La mitad de los huevos salen del cuerpo mediante las heces si es esquistosomiasis intestinal, o por la orina. El resto de los parásitos se quedan en el cuerpo y afectan gravemente algunos órganos. Pueden causar fiebre, inflación abdominal y hemorragia interna. Con el pasar del tiempo puede ocasionar cáncer de vejiga, esterilidad, parálisis, problemas reales, orina con sangre o incluso la muerte.

Soluciones para prevenir esta enfermedad

Existen cuatro medidas para frenar esta enfermedad. La primera, es eliminar los caracoles de las fuentes de agua. Con la eliminación de estos moluscos se puede acabar con la propagación. Segunda opción, es exterminar los parásitos alojados en el paciente con medicamentos como el pracicuantel que se administra por vía oral.

La tercera medida es alejar los huevos de los sistemas de agua. Y la cuarta opción es impedir el contacto con el agua contaminada por el parásito. En algunos lugares esta medida no es fácil porque escasea el agua y cualquier masa de agua se utiliza para regar, bañarse o lavar.

Es importante entonces tomar conciencia para prevenir la esquistosomiasis. En este artículo describimos claramente cómo esta afecta, cómo se reproduce y definimos las vías que utiliza este parásito para propagarse fácilmente.

la esquistosomiasis