El estornudo

¿Quién puede detener el estornudo? Nadie es capaz de detener esta brusca expulsión. Ya que la fuerza de aire que sale de la nariz y la boca se asemejaría a la velocidad de un auto de 0 a 150 o 160 k/h en cuestión de segundos.

Sin embargo, es interesante investigar un poco sobre esta reacción para conocer qué lo causa y cómo esto pudiera afectar a otras personas. A continuación adentrémonos en el tema y lo invitamos a leer este interesante artículo para conocer:

El estornudo

El estornudo es un mecanismo de defensa que expulsa bruscamente cualquier cuerpo extraño que se haya introducido en las mucosas nasales; y que está ocasionando irritación. Es importante saber que en este aspecto, algunas personas son mucho más sensibles que otras al oler un perfume, un talco o algún aerosol.

¿Qué ocasiona el estornudo?

Debido a una irritación alérgica o a un refriado común, se ha inflamado un nervio denominado trigémino de la nariz. Este nervio se encuentra muy unido al mecanismo del estornudo; es decir, al tronco encefálico quien a través de señales produce la fuerte descarga del estornudo.

Esta reacción defensiva permite que antes de que nos demos cuenta nuestro cuerpo expulse los virus y otros elementos extraños que pudieran infectar las redes del tracto respiratorio. ¿Verdad que es una maravilla este mecanismo de defensa con la que fuimos creados?; está programado para que espontáneamente reaccione frente a cualquier invasor.

El estornudo

¿Cómo pudiera afectar a otras personas?

A estornudar descargamos una cantidad de mucosidad envuelta en gotitas de saliva con el virus; el cual se esparce en una extensión de 7 metros aproximadamente. En vista de que estas minúsculas partículas de gérmenes son imperceptibles a la vista humana y se mantienen flotando en el ambiente por horas; cualquier persona saludable que transite por el lugar pudiera inhalarlo y enfermarse rápidamente.

¿Cómo se sabe si se contagió? Por el primer síntoma notorio; un fuerte estornudo el cual descarga 40.000 gotitas de salivas y así continúa la cadena. De manera que para contribuir a preservar la salud de otros y evitar esparcir los gérmenes, lleve siempre consigo pañuelos de papel desechables. Cabe señalar que un estornudo por alergia no es contagioso.

Cómo evitar las causas de los estornudos

Para todos aquellos que simpatizan con las mascotas, se sugiere que procuren mantenerlas en su hábitat; es decir, fuera del interior de la casa ya que ellas sueltan mucho pelo. Además, se deben lavar frecuentemente las toallas de baños y la ropa de la cama con agua caliente con el fin de exterminar los ácaros.

Sin embargo, aprendemos que el estornudo se facultó también para generarnos un impulso de bienestar. Este sentir se logra debido a que al estornudar fuertemente, se liberan endorfinas; esto nos provoca lo susodicho. “¡Qué gran  placer!”. Esta última facultad es tan agradable que algunos individuos se lo provocan intencionalmente mirando al sol o haciéndose cosquillitas en la nariz.

Y un detalle muy interesante es que el cerrar los ojos al momento de estornudar tiene dos propósitos; 1) El viaje violento del aire que viene de  los pulmones hacia la nariz pudiera incrementar la presión de los ojos y moverlos un poco; lo que puede perjudicarlos. 2) Los gérmenes envueltos en la saliva que salen expulsados por la boca es posible que toquen los ojos y ocasionarles una infección.

Para concluir pudiéramos decir que tras todo el mecanismo de defensa que envuelve la acción de estornudar hay un diseño maravilloso. Este envuelve interés por el nuestro bienestar.

El estornudo