coches voladores

En la última edición del CES – la mayor feria de tecnología del mundo, en Las Vegas – Hyundai presentó el S-A1 Air, un prototipo de coche volador en colaboración con Uber. El gigante estadounidense del transporte había prometido desde hacía mucho tiempo una flota de vehículos voladores, inicialmente pilotados y totalmente autónomos en el futuro, y ahora está claro que Hyundai fue la empresa elegida para entregar esa flota. Pero el S-A1 aún no estará a la venta en el 2020, sólo comenzará las pruebas de vuelo, para que el año que viene, o el siguiente, pueda ser una realidad.

La compañía alemana Volocopter ya vuela, que tiene una flota de taxis montada y a punto de entrar en servicio en Singapur. Y como las autoridades de Helsinki ya han aprobado los permisos, pronto llegará a Europa.

Alemania seguirá, entre otras cosas porque uno de los socios es la empresa matriz de Mercedes, Daimler (el otro es el propietario chino de Volvo, Geely). El vehículo aún no será completamente libre, en el sentido de que no despega ni aterriza de ningún lugar, sino de puntos fijos, llamados Veloportos. Y también es innegable que se parece más a un extraño helicóptero que a un coche, pero así es como serán los coches del futuro: desde el momento en que despegan, los conceptos se mezclan.

El Volocopter utiliza 18 motores eléctricos para transportar dos pasajeros a lo largo de 35 kilómetros a una velocidad de 110 km/h, e incluso puede que hayan sido los avances en el almacenamiento de las baterías y la calidad de los motores eléctricos los que finalmente permitieron la aparición de estos nuevos vehículos; los aviones teledirigidos de juguete fueron sólo el primer paso hacia un futuro muy diferente en la movilidad urbana.

Los americanos del Aero Abridor crearon un OVBI, un objeto volador bien identificado, aunque no nos sorprendería que muchos lo confundieran con la especie no identificada, porque parece haber salido directamente de las páginas de un cómic futurista.

Pero Blackfly es muy real y los primeros 30 modelos están en producción, después de lo cual saldrán de gira por los Estados Unidos, donde se pondrán a la venta. Opener no ha publicado aún los precios exactos, pero apuntan a valores cercanos a los de un todoterreno normal, y si es así, para un coche volador, será impresionante.

Blackfly lleva un solo pasajero, pero es un verdadero PAV – Personal Aerial Vehicle – porque puede despegar y aterrizar verticalmente en cualquier lugar. Más o menos. No intentes esto en medio de una calle muy transitada.

Blackfly es capaz de alcanzar velocidades de 125 km/h, con 65 km de autonomía (más el 20% de reserva en el tanque, porque nadie quiere chocar). La compañía de Silicon Valley también dice que consume menos que un coche eléctrico.

Otra empresa a la vanguardia de la movilidad aérea es la china Ehang, con una especie de avión teledirigido que puede llevar a dos personas, pero por ahora también necesita vertiports para operar. Ehang ya ha probado el vehículo en los EE.UU. y en China ha organizado un tour turístico por la ciudad de Guangzhou (Cantón), un primer paso para crear una flota de taxis.  Además, DHL ha firmado un protocolo de carga, esta vez utilizando aviones no tripulados.

Estas marcas están a la vanguardia de este nuevo mundo, pero por supuesto hay varias otras compañías involucradas – incluyendo Airbus y Boeing, esta última se unió el año pasado al capital de Kitty Hawk Aero, dando lugar a una nueva compañía, Wisk, y más recientemente anunciando una asociación con Porsche para crear el coche del futuro.

Además, si Toyota sigue adelante, tendremos el coche volador con la antorcha olímpica durante la ceremonia de apertura de los Juegos en Tokio. Este será sin duda el punto culminante de los coches voladores en 2020.

Porque si este es el año en el que finalmente llegan al mercado, también es cierto que todavía queda mucho camino por recorrer antes de que haya algo aprobado y económicamente viable en nuestro país, es decir, todavía no tiene sentido posponer la compra de las próximas cuatro ruedas.