Gratinado casero de brócolis

La textura cremosa que otorga la unión de la nata con el manchego, el rico sabor y aroma que despide el beicon y la fortaleza nutritiva que entrega el brócolis; son la excusa perfecta para elaborar esta deliciosa y reconstituyente receta de gratinado casero de brócolis, beicon y manchego. Una forma creativa de consumir saludables verduras y hortalizas cocidas al horno. Y es que lo sabroso no pelea con lo saludable. Toma nota del proceso y brilla cocinando nuestra rica receta.

El brócolis pertenece al grupo de especies que engloban la coliflor, el repollo, las coles de Bruselas. Y es una planta de color verde intenso que produce abundantes flores comestibles, sabrosas y muy carnosas.

Es una verdura muy versátil con un suave sabor; que absorbe maravillosamente el gusto de ingredientes tan tradicionales como el manchego y el tentador beicon. El gratinado casero de brócolis, beicon y manchego es un plato de fácil preparación con un estilo bastante sano y gourmet.

Gratinado casero de brócolis, beicon y manchego

Consumir brócolis es ideal para mantener el sistema inmune activo y presto para defender nuestra salud. Las propiedades antivirales, anticancerosas y antibacterianas del brócolis  protegen nuestro organismo. Es más, estudios científicos indican que el brócolis reduce el riesgo de cáncer de próstata.

Una sugerencia adicional es que al cocinar brócolis debe preferirse la cocción al vapor o en wok; así se evitará la fácil pérdida de nutrientes por una larga exposición al calor del fuego.

Gratinado casero de brócolis

Ingredientes para 4 porciones

600g de brócolis

400g de patatas

20g de mantequilla

4 dientes de ajo grande

50g de beicon

Sal al gusto

Pimienta blanca recién molida

1 litro de nata

100g de queso manchego semi curado

Una pizca de nuez moscada

Preparación del gratinado casero de brócolis, beicon y manchego

Precalienta el horno a 160°C. Seguidamente, lava, seca y corta el brócolis y las patatas en rodajas de 2cm. Aprovecha el efecto espesante que contiene el almidón de la papa para aumentar la cremosidad de la preparación; evitando lavarlas luego de pelarlas. Ahora, corta el beicon en cuadritos y maja los ajos.

Une la pasta de ajo con la mantequilla y con esta mezcla cubre el fondo y las paredes de una placa o bandeja para hornos.

Coloca en el fondo de la bandeja en el orden descrito los siguientes ingredientes: ruedas de patatas, sal y pimienta. Continúa colocando por toda la superficie los trocitos de beicon y luego las rodajas de brócolis; un toque más de sal y pimienta repite el proceso para obtener varias capas de ingredientes. La última capa será de brócolis. Ahora incorpora la nata para cubrir todas las verduras; incluye la nuez moscada con equilibrio y añade el queso manchego semi curado rallado.

Lleva la bandeja al horno y mantén la temperatura inicial del horno durante todo el proceso, cocina por una hora. Sin embargo, como cada horno es un misterio; puedes conocer si la preparación está lista si al finalizar el tiempo de horneado pinchas con un tenedor las verduras. De esta forma podrás constatar el nivel de cocción.

Presentación del plato

Cuando el gratinado esté en el punto que te agrade de cremosidad y el brócolis y las patatas estén suaves para tu gusto; retira la bandeja del horno.

Deja reposar el gratinado casero de brócolis, beicon y queso manchego por unos 10 minutos; luego corta en porciones y sirve bien caliente.

Este gratinado casero de brócolis, beicon y manchego se considera un primer plato. Sin, embargo, servido en raciones más pequeñas es el acompañante perfecto para un pescado al papillote; unos muslos de pollo al horno o unos camarones salteados al ajillo.

Gratinado casero de brócolis