Algunos se volverán más aburridos, otros más desafiantes. Se necesita sentido común». Y un plan, que dependerá en primer lugar de la edad de sus hijos para aprovechar al máximo ese lapso de cuarentena con los niños.

«En general, podemos aprovechar la oportunidad de hacer todo lo que no tenemos la oportunidad de hacer, que es enseñar a los niños a hacer cosas. Nunca tenemos tiempo, nunca tenemos paciencia, vamos a tener que estar muy bien equipados con paciencia, porque se van a aburrir.

Aquí hay algunos consejos dejados por el entrenador de padres:

HASTA 5 AÑOS

1- Mantener las rutinas de la guardería y del preescolar:

Leerles el cuento si tienen este hábito a la llegada, darles el almuerzo y la merienda al mismo tiempo, hacer las pinturas o jugar con los legos. «Porque da una sensación de seguridad», explica Magda Gomes Dias. «Si dejamos a los niños sueltos, la imprevisibilidad da la sensación de una gran angustia, se aburrirán más, porque no saben cuándo llegará el final».

  1. Dar comienzo, medio y final a las actividades, para tener consistencia.

En ese orden, el entrenador de padres también los pondría a ver una película. «Es diferente a dejarlos elegir lo que quieren ver en la televisión, donde siempre cambiarán de canal. Quiero tener algo de continuidad.

  1. Váyase pronto, pero evite los contactos sociales.

El acceso a los parques públicos es limitado. Sin embargo, el experto considera que «es importante oxigenar, iluminarse y estirar las piernas». Por lo tanto, sugiere que para los que no tienen un jardín o un pequeño patio, hagan una salida muy limitada en el tiempo y el espacio («dar la vuelta a la manzana», por ejemplo) «pero evitando los contactos con otras personas».

  1. Terminar las tareas retrasadas por falta de tiempo.

¿Por qué no «llevar a los niños y hacer cosas que no hacemos como volver a ver fotos y películas de ellos»? ¿O para pegar las fotos impresas que (por falta de tiempo) aún no están pegadas en el álbum? «Eso toma una tarde.»

  1. Pidiéndoles ayuda con las tareas domésticas.

«Los niños pequeños tienen la ventaja de que realmente quieren participar en las tareas domésticas (hacer la cena, colgar la ropa para secarla, lavar los platos)». Aprovecharlas para esas tareas.

NIÑOS MAYORES

  1. Tener una reunión familiar.

Cuando se decrete la cuarentena, tengan una reunión informativa para definir lo que es razonable para compartir los diversos días que estarán juntos. Di lo que piensas hacer en ese tiempo. Pregúntales si quieren participar. Si quieren tener proyectos familiares… ¿Y cuáles?

  1. Mantenga una rutina de sueño.

Se debe establecer un «tiempo razonable»: «Se ha demostrado que los adolescentes necesitan un poco más de sueño. En vez de despertarse a las 7, pueden hacerlo a las 9.» Sin embargo, «hay un gran peligro de que las cosas se descarrilen: estar en casa, estar despierto hasta tarde, estar en Internet con sus amigos». Evitar que eso suceda es esencial.

  1. Quítate el pijama.

«Podemos ponernos ropa más cómoda, pero hasta que nos pongamos la ropa del día, desayunemos y hagamos la cama, es como si no hubiéramos empezado el día. El uso del pijama provoca cierta pereza», explica el experto.

  1. Estudio, pero sin obligación.

Estudiar con ellos, hacer composiciones, revisar el material. «Sin estar obligados, es una gran oportunidad» para que los padres se interesen en las tareas y estudios de sus hijos.

  1. Involucrarlos en las tareas domésticas también.

«Esta noche haces la cena. ¿Qué es lo que haces? ¿Huevos revueltos? Está bien.» Darles confianza y la «oportunidad de tener su espacio en casa en las más diferentes áreas» es esencial.

  1. Comparte con él los proyectos aplazados por falta de tiempo:

«Ordena, ordena, todos tienen demasiadas cosas. Ya que no tenemos cosas que hacer, enviemos lo que no necesitamos», sugiere Magda Gomes Dias.

  1. Arreglar conversaciones con amigos.

A distancia, el anhelo puede combatirse con conversaciones de video de Skype, Facetime o WhatsApp. «También nos da un espacio para relajarnos», dice el entrenador de padres.

Y, ¿TRABAJAR DESDE CASA, ES POSIBLE?

Sí, pero con «creatividad y flexibilidad», explica Magda Gomes Dias. «No puedes trabajar siete horas seguidas«. Trabajas «cuando das (tomarán una siesta) o tendré que levantarme temprano o acostarme más tarde o pedirle a la otra persona que se quede un poco con los niños y, al no dar, dejarlos un poco frente al televisor».