Hombre sufriendo dolor abdominal

El aneurisma de aorta abdominal es una enfermedad silenciosa porque es asintomática. «De hecho, muchas veces, el primer síntoma puede ser incluso la muerte», explica João Castro, cocoordinador de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital CUF Infante Santo, en Lisboa.

La aorta es la arteria principal del cuerpo humano, que lleva la sangre del corazón a todos los demás órganos. El aneurisma de aorta abdominal es una dilatación de un segmento de este vaso en el área entre la parte inferior del pecho y la región pélvica.

«La aorta abdominal suele tener de dos a tres centímetros de diámetro. Por encima de este tamaño, ya se considera un aneurisma y debemos monitorearlo con pruebas. A partir de cinco centímetros y medio, tenemos que operar», dice el doctor. Después de la operación, el paciente se cura y puede llevar una vida normal sin limitaciones.

Este tipo de aneurisma se puede detectar en una ecografía o tomografía computarizada (CT). Debido a que no da ningún síntoma, lo más común es que la enfermedad se diagnostique en el momento en que el paciente se somete a estos exámenes médicos debido a cualquier otro problema de salud.

«La principal complicación es la ruptura del aneurisma. La aorta estalla, sale sangre y hay una hemorragia interna. La mitad de los pacientes con la ruptura mueren en casa o de camino al hospital. Para los que llegan vivos al hospital y se someten a una cirugía de urgencia, la tasa de mortalidad es superior al cincuenta por ciento», dice João Castro. Cuando el aneurisma se rompe, el paciente tiene un intenso dolor abdominal, baja la presión sanguínea y se pone pálido.

«Enfermedad detectada por las pruebas»

Luís Silva Rosa, de 73 años, fue operado de un aneurisma de aorta abdominal de 6,5 cm de diámetro en 2012. «No hubo ninguna ruptura. La enfermedad fue detectada por sus exámenes de rutina porque ya había sido operado de otros dos aneurismas en sus piernas», recuerda el jubilado que vive en Malveira (Mafra).

Debido al tamaño del aneurisma, Luís Silva Rosa tuvo que ser operado inmediatamente, mediante cirugía endovascular. «Tuve algo de dolor pero sólo estuve hospitalizado durante tres días. Y empecé a fumar menos, porque era un factor de riesgo para estos problemas», dice el paciente.