Es muy agradable y reconfortante sentir el aire frío y fresco en un día sumamente caluroso y húmedo. De ahí se desprende el hecho de que muchas personas opten por tener este recurso. Sin embargo, a veces el aire acondicionado puede tener sus desventajas. Descubre cuáles son y cómo saber si de verdad es necesario tenerlo.

¿Qué es el aire acondicionado?

La expresión acondicionamiento de aire quiere decir que se refrigera la atmósfera de un lugar cerrado; bien sea casa, oficina, carro, tren, entre otros. Aparte de modificar la temperatura del aire, también controla su movimiento, humedad y pureza. El principio en el que se basa su funcionamiento es parecido al de un frigorífico o nevera, que mantiene frío los alimentos.

Para que esto funcione y se reduzca la temperatura de un lugar, en sencillos términos, el aire tiene que circular y a la vez enfriarse. Esto es posible cuando el fluido refrigerante circula por una batería evaporadora; luego cuando el ventilador hace que el aire caliente atraviese la batería, el refrigerante se evapora y absorbe el calor, esto hace que el aire salga fresco.

También eso genera que el aire parcialmente se deshidrate; ya que la humedad es condensada en la batería fría que después se desagua. Simultáneamente, cuando el refrigerante es vaporizado por la absorción de calor, pasa a un compresor para ser pasteurizado; y luego a un condensador, donde pierde el calor del aire externo y vuelve al estado líquido.

Finalmente el aire caliente sale del recinto y el refrigerante vuelve al proceso de evaporación y refrigeración. Gracias a este proceso podemos disfrutar de un aire fresco. Generalmente, es recomendable que sea de 24 a 27 °C, en un día muy caluroso y húmedo de verano. Pero si la temperatura exterior es muy alta, se sugiere colocar el aire acondicionado ligeramente más alto de lo normal.

El aire acondicionado

Ventajas y desventajas

Conocemos muy bien las múltiples ventajas de contar con un aire acondicionado en nuestra casa, trabajo y automóvil. Crea un cómodo ambiente interior, puede servir para reducir las erupciones producidas por el calor, ayudan a filtrar el polen, residuos nocivos y el polvo; por lo que renueva el aire viciado con aire freso y limpio. Es recomendable para personas asmáticas.

También puede contribuir a aumentar el rendimiento en el trabajo; pues si estuvieran en un lugar con altas temperaturas se agotarían más por la humedad. Además, cuando el ambiente es refrigerado los asistentes a una convención, reunión o concierto en locales cerrados pueden estar más concentrados, prestan más atención y están más complacidos.

En el mundo industrial, el aire acondicionado es imprescindible para que muchas máquinas funcionen de manera apropiada. Sobre todo en el mundo alimenticio, cuando los alimentos son bien acondicionados previenen la proliferación de bacterias, mohos y otros factores que son nocivos para la salud; por lo que bien pueden durar mucho tiempo, incluso años.

No obstante, el aire acondicionado puede ser a veces, desventajoso para la salud; pues a muchas personas les es perjudicial la diferencia de temperaturas exteriores superior a 40 °C, de las interiores producidas por el aire acondicionado, inferior a 26 °C. Por eso, optan por instalar ventiladores en sus casas y dormitorios.

La importancia del mantenimiento

También, cuando a los aires acondicionados no se le utiliza ni se le da un adecuado y correcto mantenimiento puede ser dañino. En ocasiones, puede generar problemas al contaminar el aire; pues cuando no se le hace mantenimiento, el agua presente en el sistema centralizado de acondicionamiento se contamina y es diseminada por la atmósfera circundante.

Pero en su mayoría y con buen mantenimiento, el aire acondicionado es un buen sistema que ayuda a muchos para refrescar sus casas, locales y automóviles. Usarlo de manera correcta también va ligado al buen uso de la energía; pues estos suelen consumir mucha electricidad. Si te gustó la información no dudes en compartirla y dejarnos tus comentarios al final.

El aire acondicionado