Todo padre hace cuanto está a su alcance para cuidar, ayudar y mimar a sus hijos. Y eso es normal, pues la función de los padres nunca acaba, sino que debe adaptarse a las circunstancias. Pero, la mayoría de los padres no comprenden claramente que aunque los hijos nacen dependiendo completamente de ellos para sobrevivir; a medida que crecen necesitan ser guiados hasta que sean libres e independientes Por eso, deja a tus hijos crecer y ser felices.

Es muy frecuente observar que algunos padres por no organizar bien sus responsabilidades laborales, individuales y familiares; descuidan la atención diaria que sus hijos requieren. Luego, cuando los hijos crecen y quieren independizarse los padres se resisten a eso.

Deja a tus hijos crecer y ser felices

Muchos padres desean que sus hijos siempre estén bajo su protección, dirección, guía  y dominio; aunque estos ya sean mayores de edad. Estos padres no han entendido que la función principal y màs importante de la familia y la responsabilidad que tienen como progenitores; es que sus hijos sean independientes. Que se hagan cargo de su vida, tomen sus propias decisiones y resuelvan los problemas que se le presenten en el camino de la existencia.

Los seres humanos somos seres sociales, requerimos apoyo y tenemos la necesidad de depender de otros. Sin embargo, cada ser humano debe ir fortaleciéndose y formándose para la independencia y la toma de sus propias decisiones de vida. De esa forma, se evita la dependencia malsana que muchas veces se produce y fomenta en la familia; la cual con frecuencia propicia el abuso.

Cómo ayudar a los hijos a crecer y ser felices

A diferencia de los animales que nacen y velozmente deben aprender para sobrevivir, el ser humano al nacer recorre un camino lento, protegido, dependiente. Toma tiempo para que un bebé se desarrolle en un niño y comience a ser cada vez más independiente. Y desde la niñez a la adultez se dan una serie de cambios muy complejos que llevan a la etapa de la independencia física, mental y emocional. Aun así, el ser humano no es totalmente independiente de la familia.

crecer y ser felices

Y eso es natural, pues formamos estrechos vínculos de amor con nuestros padres, hermanos, familia y cuidadores. Son las personas que rodean al niño quienes deben estimular la adquisición de independencia de forma gradual. Es allí, donde el niño debe aprender de forma progresiva a tomar ciertas decisiones y hacer algunas cosas por sí solo y los padres deben fomentar este crecimiento. Por ejemplo, elegir su juguete favorito, el color de su pijama, vaso favorito y otros.

Que cosas no son negociables entre un padre y un hijo

Ahora bien, a medida que el niño crece ira teniendo su propia opinión, gustos, preferencias y personalidad; todo esto hay que respetarlo y fomentarlo equilibradamente. Sin embargo,  hay muchas cosas en las que un niño no puede decidir, debe obedecer a sus padres. El niño no puede elegir entre estudiar o no, cepillarse los dientes o no, tomarse un tratamiento o no, comer o no. Estas y otras situaciones similares no deben negociarse con los hijos.

crecer y ser felices

Aún así, tampoco la idea es entrar en una batalla campal por cada cosa que el niño deba hacer. Pero, si el niño no desea ir a la escuela, alerta; podría estar pasando algo delicado, investigue. Además, a un niño no debe obligársele nunca  a comer; pero sí hacerle el hábito de sentarse a la mesa para alimentarse y explicarle que sino come no habrá postre. Los niños deben tener una rutina de descanso y sueño, pero nunca los obligue a dormir.

También, es sano que los niños expresen sus sentimientos de enojo o frustración, pero deben aprender a no insultar, maltratar, ni pegar a otros. Igualmente, los padres deben ser  pacientes, muy firmes y nunca hacer por el niño lo que él puede hacer solo. Estimúlelo a crecer, a ser feliz,  no lo abrace y proteja tanto que lo asfixie; déjelo volar.