El jueves 2, la recomendación del Ministerio de Salud sobre el uso de máscaras por parte de la población en general, incluyendo a las personas asintomáticas y a las que no tienen antecedentes de contacto con casos confirmados de Covid-19, cambió. Hasta entonces, el Ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta (DEM), y el equipo técnico que actúa en la primera línea de la lucha contra el coronavirus, habían estado reafirmando que la necesidad de las máscaras era sólo para las personas con algunos síntomas. Ahora, después de que se superara la marca de 1 millón de personas contaminadas, Mandetta dijo que se publicará un protocolo de actuación.

Según una nota técnica, «las investigaciones han señalado que su uso impide la diseminación de las gotas expulsadas por la nariz o la boca del usuario en el ambiente, asegurando una barrera física que ha venido ayudando a cambiar el comportamiento de la población y a disminuir los casos«.

En este sentido, se sugiere que la población puede producir sus propias máscaras caseras de algodón, tricolina, TNT u otras telas, que pueden asegurar una buena eficacia si se diseñan y desinfectan adecuadamente. Lo importante es que la máscara se haga en las medidas correctas cubriendo completamente la boca y la nariz y que esté bien ajustada a la cara, sin dejar espacios a los lados».

La Organización Mundial de la Salud aún no ha modificado la recomendación sobre el uso de máscaras. De acuerdo con la institución, «si estás sano, sólo tienes que usar una mascarilla si estás cuidando a una persona con sospecha de contaminación por Covid-19». Use una máscara si está tosiendo o estornudando. Las máscaras son efectivas sólo cuando se usan junto con una desinfección de manos con alcohol en gel o con agua y jabón. Sin embargo, no todas las personas contaminadas pueden ser analizadas para detectar el coronavirus. Los estudios muestran que las personas asintomáticas pueden ser responsables de dos tercios de la transmisión de la enfermedad.

En la conferencia de prensa del miércoles, Mandetta dijo que cualquiera puede hacer las máscaras en casa. «Funciona muy bien como barrera», dijo. La pauta es que el artículo debe lavarse después de usarlo con lejía o hipoclorito de sodio durante veinte minutos, con uso individual y que cada persona debe tener cuatro o cinco máscaras. «Es luchar con las armas que tenemos», dijo. El ministro pidió que las mascarillas quirúrgicas N95, que ofrecen una mayor protección, se dejen en manos de los profesionales de la salud, que corren un mayor riesgo de contaminación.