¿Y si una simple máscara de buceo de Decathlon se usara para salvar vidas? Eso es lo que Isinnova está haciendo, que convierte las máscaras de snorkel – o buceo libre – en ventiladores para los pacientes en Italia, el país con más muertes por el nuevo coronavirus. El prototipo ya ha sido probado en un hospital italiano y ha funcionado, pero aún no ha sido aprobado por las autoridades sanitarias.

Todo comenzó hace unas dos semanas cuando Isinnova, una pequeña empresa italiana de ingeniería, recibió una solicitud de ayuda de un hospital de Chiari, en la región de Lombardía, la más afectada por el nuevo coronavirus en Italia. Los profesionales de la salud necesitaban urgentemente válvulas de ventilación para salvar a los pacientes que necesitaban oxígeno y el fabricante no podía suministrarlas con suficiente rapidez.

Así es como desarrollaron una versión impresa en 3D de la pieza que el hospital necesitaba en sólo seis horas. La válvula venturi, que debe ser reemplazada para cada paciente, está conectada a la máscara facial del paciente para proporcionar oxígeno a un ritmo controlado y a una concentración fija.

La fácil resolución del problema llegó a oídos de Renato Favero, médico y ex director del Hospital Gardone Valtrompia de Brescia, en Lombardía, quien propuso a la empresa tratar de sortear la falta de ventiladores para quienes necesitan apoyo respiratorio. Y les aconsejó que usaran máscaras de ventilación de los que hacen snorkel. Isinnova contactó con Decathlon y adaptó las máscaras Easybreath.

En un comunicado, la empresa explicó que la idea era construir «una máscara de ventilación de emergencia, realizada mediante la colocación de una máscara de buceo ya disponible en el mercado».

El prototipo, al que llamaron «Charlotte«, se probó entonces con éxito en el mismo hospital de Chiari, a unos 40 kilómetros de Bérgamo, el epicentro de los casos en Italia. Sin embargo, dice la empresa, el producto fue diseñado para ser aplicado sólo en situaciones de emergencia y de escasez de equipo y aún no está certificado por las autoridades sanitarias italianas.