Al comprar una casa, es probable que surjan algunos problemas durante la inspección, pero es inteligente comprobar las cosas antes de hacer una oferta. Encontrar un problema no significa que no puedas comprar la casa. Sólo te ayuda a tener una mejor idea de lo que puedes ofrecer, y con lo que puedes vivir. Una casa nueva es una gran inversión, y quieres asegurarte de que la casa de tus sueños no se convierta en una pesadilla.

  1. Techo dañado

Lo primero que debe saber sobre su posible nuevo hogar es la edad y el estado del techo. El agente inmobiliario debería ser capaz de decírselo. Haga una revisión visual del techo caminando por la casa. Busque tejas dañadas o faltantes, manchas de óxido, musgo o suciedad y cualquier otro punto que le preocupe. Un techo dañado podría afectar seriamente el interior y el exterior de su casa. Si tiene preocupaciones, hágaselas saber a su agente inmobiliario para que las discuta con el propietario cuando negocie su oferta.

  1. Rendimiento de calefacción y refrigeración

Pocas cosas son peores que necesitar aire acondicionado o calefacción y no tenerla. Así que asegúrate de revisar el sistema de calefacción y refrigeración para ver si funciona bien. Pregunte la antigüedad del sistema, enciéndalo y apáguelo, eche un vistazo a los conductos si es posible y vea si los filtros encajan bien. No te olvides de mirar afuera también.

Escuche cómo suenan sus unidades de aire acondicionado y calefacción cuando están funcionando. Busque el óxido y la suciedad en el equipo. Si está satisfecho con su apariencia inicial, preste mucha atención al informe de inspección. Su inspector probará el sistema y podrá darle más detalles.

  1. Daños por agua

Dentro de la casa, busque manchas de agua en el techo. Revisen debajo de los lavabos de la cocina y los baños y comprueben todos los grifos y duchas. También querrás revisar el sótano, el garaje o el sótano bajo techo para ver si hay una bomba de sumidero.

Todo esto podría indicar problemas pasados o futuros con el mal drenaje de agua que podría conducir a inundaciones. Afuera, busquen áreas inclinadas en el patio, agua estancada, desagües franceses, marcas de agua en los cimientos. Incluso si los problemas de agua ya no están activos, es bueno conocer los problemas del pasado y lo que podría aparecer en el futuro.

  1. Defectos de los cimientos

Si realmente quieres comprar una casa, asegúrate de revisar los cimientos. Camina por el exterior, entra en el sótano y busca grietas y otras banderas rojas. Su inspector también le dará un informe completo sobre estos temas.

  1. Aparatos de trabajo y enchufes eléctricos

No dejes que las reparaciones cosméticas te distraigan de los problemas potenciales, especialmente en una cocina recién pintada. Mire todos los electrodomésticos para asegurarse de que están en buen estado.

Encienda la estufa, ponga el lavavajillas y eche un vistazo al refrigerador. Busque tomas de corriente con conexión a tierra en su cocina y baños – las que tienen los botones de reajuste rojo y negro. Además, miren el interruptor de circuito y denle la vuelta a algunos de los interruptores. Si este va a ser su nuevo hogar, asegúrese de que todo funciona como debe.

  1. Ventanas de trabajo

Es algo simple, pero comprueba todas las ventanas de la nueva casa para asegurarte de que se abren correctamente. Esto es importante para la seguridad contra incendios, así como para la comodidad en un día caluroso. Pedirle al dueño de la casa que consiga un manitas para arreglar las ventanas es fácil.

  1. Bichos y plagas

Puede que no veas ningún bicho durante el día, pero mira en las esquinas y armarios para los excrementos de ratones y cucarachas. Una vez más, esta es otra solución fácil. Puedes pedirle al dueño de la casa un tratamiento de control de plagas como parte de tu contrato.

Comprender los posibles problemas le dará más confianza durante la experiencia de compra de una casa y le permitirá disfrutar de su nueva casa en lugar de preocuparse por lo que está mal. Depende de usted decidir si los defectos que encuentra son un factor de ruptura de contrato o una oportunidad para obtener un mejor trato en su nueva casa.